EL INSTANTE ABISMAL

FOTOGRAFÍA Y PERFORMATIVIDAD 

 

LABORATORIO DE EXPERIMENTACIÓN, INVESTIGACIÓN Y CREACIÓN  

VIRTUAL de abril A OCTUBRE – RESIDENCIA PRESENCIAL octubre en manta

2023_ 2 EDICIÓN 

 

Alejandra Montiel [Calafate], Ximena Cabral, Gal Sanhuenza y Nadia Sabrina López [Córdoba], Esteban Acuña, Emilia Tosar y Cristian Sayhueque [San Martín de los Andes], Viviana Aguillón Garcia [Colombia],  Titi Magnino y Maria Paz Contreras [Chile], Sofía Epíscopo [Uruguay], Ivana Michini [Argentina_Italia], Natalia Vacca [Neuquén], Yessi Torrilla [Chubut] y Fernando Farfán [Jujuy].

Charlas especiales con : Andrea Soto Calderón [Chile_España], Jualina Robles de la Pava [Buenos Aires], Veronica Meloni [Córdoba] , Silvio Lang [Buenos Aires] & Elian Chali [Córdoba].

 

 

El laboratorio de investigaciones sutiles en prácticas artistas (en torno a la imagen y su performatividad) fueron encuentros virtuales durante todo el año, cerrando en una residencia presencial aquí en @_____manta_residencia , Patagónica Argentina .

Dentro de la residencia en convivencia de 13 artistas armamos junto a @cristian_sayhueque & @emilia.tosar unos encuentros de trabajo a partir de algunos textos en una relación insospechada de nuestras prácticas y nuestros cuerpos. .

Cristian Sayhueque trabajo en torno a la tradición y el folklore. ¿ cómo lo ritual aparece en un trote colectivo? ¿Cómo aparece  y toma forma ese pecho disidente en un baile tracional? ¿Cómo se reconfiguran los archivos a través de la danza y los rituales de comunidades ? ¿Qué se comparte y qué se filtra de esos movimientos que hablan y trafican información? ¿Qué tan narcos somos de todas esas informaciones sensibles y valiosas?

La jornada guiada por Emilia Tosar fue de preguntas y palabras en contacto con los cuerpos. El gesto mutante respiratorio. Los diálogos colectivos de los afectos y de la confrontación.

 

LA RESIDENCIA_EL VIAJE

 

ARTISTAS 

 

 

GAL SANHUEZA

sentir el abrazo del suelo
la luz como una caricia
el peso de las ramas
respiración conjunta
una sintonía que se vuelve portal
calidez en el encuentro
diálogos en convivencia
resuena un hacer compartido
destilan gestos
afectos recíprocos
confianza que mueve calma

*

derretir
devenir
dejarse habitar
experimentar jugando
tensión en los puntos de agarre y sostén
el cuerpo encuentra otra forma
la roca propone
entre filosa y rasposa
se vuelve soporte
complicidad que cosquillea la piel

*

contrastes, texturas, sabores, temporalidades, imágenes y sonidos
todo junto, mezclado sigue resonando

 

Apuntes desde el instante abismal

Perspectivas eco somáticas o como hacernos de un cuerpo curvo

Lab residencia Manta 

XI CABRAL

“Un cuerpo frágil compuesto por algo más que huesos”, leí sobre el papel esta mañana.

Y tiempo después fuimos al bosque.

A perdernos.

 

Cada cosa tiene una piel.

Y en cada piel hay reinos. 

Y sedimentos de vidas viejas.

Anudadas, colgando, suspendidas, desprendidas

Rasposas

 

Tapizan aquella caverna 

¿Qué pliegue y que raspa sobre la piedra?

Esos animales rojos, ¿Dónde van?

 

¿Cómo es una espalda de agua?

 

Fin del paseo

Del tiempo

De este tiempo

 

Volvemos

 

Gaza esta bombardeada

 

Hay cenizas sobre los cuerpos.

Hay una señalética de la piel

 

**********

“Barbas del diablo”.

Colgaban en nuestro primer recorrido hacia el lago. Cristian nos la señaló desde lejos.

 

/Son las medicinas que penden de los cielos/

**********

Imagen-escena-mirada-latido. 

Preguntas desde las practicas artísticas y sus devaneos-

 

¿Cuántas miradas caben/abren en una perfo? 

¿Cuántas en ese tramo que va desde el trazo de un cuerpo, en la acción y su paisaje? 

¿Qué pasa cuando ese registro se mueve? 

 

Arranca esa piel que especta

Inmóvil, petrificada en el rincón

 

Hay una danza posible

 

¿que de los gestos en una lente que se vira? 

Estrábica, miope con ese ojo que late.

¿Pueden bailar?

 

Su cromática, 

¿hacia donde le arrastra el pleno negro?, ¡qué pasa si satura!, 

¿a dónde va un amarrillo chillón?

Es un pie que se asienta ¿o está huyendo?.. 

Estas partículas ¿son polvo lunar? 

Cráteres/los incendios forestales/la erupción de la montaña/

¿O acaba de estallar otra bomba sobre medio oriente?

 

¿Qué pasa cuando el nido

se vuelve hoguera?

 

Capto entre fisuras

Capto entre fisuras

Capto entre las fisuras de las imágenes

Rastros de un gesto parido

En universos expandidos

Para volver a rasgarlas

******

“Oráculos sobre la mesa”

No como respuestas de futuro, sino posibles “hacer hablar” a las maneras. 

Mira como metes las manos y abrís la boca de la bestia. 

 

Lo roto es hermoso.

 

Imagen performance de Ale Montiel

Fer Farfán

Un nuevo camino, como un primer paso que inicio con encuentro virtuales, formando así entre nosotres un ritual de encuentro que cada día que se acercaba a conocernos de manera presencial se iba formando un anhelo.
Suyai trabajando como una amalgama que nos abrazaba a todes, conteniéndonos en una idea que se iba transformando en una pequeña comunidad.
El análisis de la imagen, de lo performático, la búsqueda de la acción de la no búsqueda. Pasos en conocimiento compartido de manera tan abierte y sincera. Generaba un ambiente tan cálido y profundo, donde todes llegábamos al final de nuestros encuentros realizados. Como si hubiéramos salido a correr todes juntos en un mismo camino a una misma velocidad.
Se compartía pensamiento, material, trabajos propios, proyectos, hasta un cotidiano de cada uno de los que estábamos. Luego con el pasar de los sábados toda la relación iba mutando. En un abrazo conjunto, donde se generabas miradas, silencios, impulsando a cada uno de los participantes a querer más y confirmando el próximo paso, que era la residencia.
Una expectativa que crecía de mi parte, por un encuentro, casi impulsado por un miedo por el saber, conocer a las personas con las que habite tantos sábados. Un encuentro que fue encajando como piensas de un juego, como casi si se hubiese planeado todo.
Desde un inicio y partida en solitario que luego me fui encontrando con mis primeres compañeres, un saludo tímido, conversaciones abruptas, casi como un familiar que no vemos hace mucho o una especie de fantasma que se hace corpóreo frente a mí. Vuelvo a pensar en ese momento en piezas que por su simple caída van formando algo, algo nuevo. Nuevas sensaciones, compartir sensaciones que iban recogiendo desde el inicio del viaje de cada une. Como si ya hubiésemos estado escribiendo esta experiencia de antemano.
Un lugar nuevo para mi y para mis compas con los que viaje el último tramo. No poder dejar de mirar un paisaje nuevo en el rostro de mis compañeres. Ser recibido por Suyai y sentir de nuevo esa sensación de que la imagen toma un cuerpo (recordé el texto que nos compartió de Andrea Calderón que participo en una de los encuentros virtuales como muchos otres artistas, cada une seres mágicos).
Una apertura de generosidad totalmente desinteresada de parte de Suyai nos dio nuestro lugar de habitad por la siguiente semana en San Martin de los Andes. Estábamos ahí, habíamos llegado.
Tras un día de descanso para todes, y algunas actividades de recreación y conocimiento de lugar. Hicimos los primeros ejercicios, planteado desde lo colectivo y una reflexión común. Una resonancia entre todes, desarrollo de ideas, conexiones en una convivencia y habitar un lugar.
Ejercicios que dispararon nuevas ideas, nuevas herramientas, lograr entrar en un estado. Generar lazos nuevos y generar nuevas energías. Todo esto condensado y sellado en un último día, en una despedida y con ideas todavía resonando.
Formando nuevos hábitos, habitando nuevos lugares, compartiendo lugares propios, el eco de los ejercicios llevaba esto a cada uno de nosotres, así también a la formación de nuevos seres que cohabitaban un mismo lugar. 
Los textos compartidos las escrituras realizadas. Llegaban como en un momento justo, esperado por cada uno de sus lectores. Nos interpelaba como si la persona que los compartió hubiese acompañado nuestras ideas desde que llegamos.
Un cierre de conclusiones y como bajo cada idea en cada uno de nosotres y pudiendo compartir estas experiencias personales entre nosotres.

 

 

ALEJANDRA MONTIEL

Movimiento III_Expandir
Video performance 
Duración: 6:10
Año: 2023
Lof Mapuche Curruhuinca, San Martín de los Andes.
Residencia Manta 2023
Colaboración: Gal Sanhueza, Fer Farfán

Al pisar con fuerza la tierra retumba y se desprende en una sonoridad visual. 

¿Cómo suena el kultrún? ¿Cómo suena el territorio? ¿cómo suena mi cuerpo traduciendo el deseo de ese otro cuerpo-tierra?

Un territorio con marcas de desplazamiento, reapropiación, insistencia y resistencia.

Impoviso movimientos entre lo ancestral y animal marcando y expandiendo la tierra, armo y desarmo un patrón coreográfico, atenta al sonido primordial: lo que pasa adentro, pasa afuera. 

Impacto y arrastro, el territorio se esparce, se expande y se desplaza con ese cuerpo antes vibrátil, ahora volátil. Continúo con varios intentos de despertar lo invisible.

 

 

ESTEBAN ACUÑA en diálogo con Gal Sanhueza 

IVANA MICHINI

Armando un mapa/ collage, para transformar el
mundo…
Para esta última clase pensé en armar un collage con fotos
como una manera de unir ideas y exponer un algo…estuve
pensando en el porqué me asomé a esta experiencia de hacer
un taller anual, que se enfoca en la investigación de dos
disciplinas poco conocidas para mí, la fotografía y la perfo.
Tal vez ya intuía que a través del cuerpo, podrían aparecer
abordajes distintos, experiencias, percepciones, hábitos que
aportaran a mi trabajo. Paradójicamente me encontré con que
no podría realizar lo que era el cierre del taller, que era la
experiencia presencial con mis compañeros, en San Martín de
los Andes.
A pesar de esto, lo aportado virtualmente por el taller, fue como
una sacudida para poder hacer un trabajo de desarmado y
rearmado con mi material. Esta vez sería rearmar algo
distinto… como poner en una licuadora elementos sueltos para
que de todo eso salga una materia nueva.
Quise volver a la metáfora de Hansel y Gretel que utilicé a
principio de año, para hablar de mi método de trabajo y me
vuelve a servir como excusa para pensar en mi búsqueda
siempre obstinada y la necesidad de dejar señalamientos y
referencias de los lugares por donde paso. Estos niños
perdidos que por momentos quieren volver a casa y por otros
asomarse a un abismo desconocido y anhelado, me recuerdan
a mis modos de hacer y recorrer los caminos.
Estar lejos de mi país, por elección, nunca fue fácil. Definirse
artista menos aún. Encontrar un lugar/ refugio e insistir cada
mañana al levantarse, en que tengo que sostener esto”,
tampoco.
Por eso el espacio colectivo siempre fue una buena opción
para encontrarse con pares y pensar maneras de seguir en
este camino que voy señalando mientras tanto. Capturar los
entornos que me rodean y su vegetación, tal vez sea una
posible obsesión (como escribió uno de mis compañeros).
Descubrir estos seres danzantes traídos del mundo botánico,
plantean un interrogante y la posibilidad de pensar o pensarnos
distintos. Me inquieta la transformación constante de este
mundo, que se siente a través del propio cuerpo, y pienso en
como seguir conquistando proyectos que a la vez pudieran
transformar algo…

NADIA SABRINA LOPEZ